EL ACEITE DE OLIVA ORGÁNICO. SANO PARA TI Y BUENO PARA EL MEDIO AMBIENTE.
Titulo

Todos conocemos los beneficios del aceite de oliva, que con mucha razón es llamado "oro líquido".
- Mejora la circulación del flujo sanguíneo.
- Ayuda a reducir el colesterol malo.
- Mejora el nivel de azúcar en la sangre.
- Tiene propiedades antiinflamatorias.
- Favorece la absorción del calcio y minerales.
- Es bueno contra la hipertensión.
- Tiene virtudes hidratantes y revitalizantes para nuestra piel.
Pero lo que a veces no está tan claro es qué tipo de aceite de oliva es mejor consumir. Hay varias categorías y grados de acidez que nos pueden confundir. Lo ideal sería consumir aceite de oliva VIRGEN EXTRA, de primera presión en frío, que es el único que nos asegura una calidad, sabor y olor irreprochables, o dicho de otra forma, cero defectos.
También surgen dudas sobre si el aceite de oliva es aconsejable para cocinar ó si debemos limitarlo al uso en crudo, pero en realidad se puede utilizar para todo tipo de procesos de cocción, incluso para freír. Se degrada mucho menos que otros aceites con el calor, como el de girasol por ejemplo, ya que es más estable a altas temperaturas, manteniendo su calidad nutritiva y permitiendo que los alimentos tengan una composición más equilibrada de ácidos grasos.
CONSEJO: Hay que tener cuidado con la conservación, es preferible comprarlo en envases oscuros ó aislados de la luz y bien cerrados para que no tenga contacto con el oxígeno, las latas son ideales. Así evitamos la oxidación y que se ponga "rancio". Su temperatura ideal de conservación está entre 18o y 19o.
En Argentina existen muchas variedades de aceituna, algunas autóctonas como el Arauco (considerada como el Malbec de los aceites), otras de origen español como la Arbequina, el Changlot Real, la Manzanilla, la Picual, la Farga y la Empeltre y otras de origen italiano como la Coratina y la Frantoio. Hay hasta una variedad israelí, la aceituna Barnea. Todas ellas exquisitas!!!
Si elegimos además un aceite orgánico, en cuya elaboración no se hayan utilizado agroquímicos para fertilizar la tierra y en cuyos procesos de producción se hayan respetado los procesos de manera que no contaminen el medio ambiente estaremos ante un de excepcional calidad, con un sabor, olor, beneficios realmente íntegros y saludables y además sustentable!!
Y no nos olvidemos que al desecharlo debemos ser muy cuidadosos para evitar el gran impacto medioambiental que supone que el aceite residual ingrese a través de los desagües por las cañerías. Un litro de aceite puede contaminar más de mil litros de agua y afectar considerablemente a la red de tuberías. Esto genera toxinas que perjudican la salud, puede provocar atascos y facilita la reproducción de bacterias. Además de repercutir negativamente en el ciclo del agua y el desarrollo de vida en ríos y mares pudiendo alterar el ecosistema. Una buena solución es guardar el aceite en botellas de plástico o vidrio cerradas y tirarlo a la basura ó llevarlo a algún lugar donde reciclen el aceite. Se puede reutilizar como biocombustible ó incluso para hacer jabones artesanales.
Por Irene Menchero de Comiendo Consciente.

Compartir